cross background

Homilies

Homilies

28th Sunday of the Year A 10-15-17

Who is the God for whom we seek?  The Prophet Isaiah says God is the one who “will destroy death forever and…wipe away the tears from all faces… the one who will save us.” 

But, sometimes we create a fantasy God, one who thinks just like you do.  He holds out the offer of future paradise for a token of loyalty now.  This Lord is satisfied by an hour of my time occasionally on a Sunday, plus a dollar or two in the collection basket.  In return, He stays out of my business and leaves me in relative comfort.  This God doesn’t require me to publicly acknowledge Him.  Our relationship can be kept “just between us.”  He’s all give and no take.  He isn’t the saving God of scripture, but He’s so much easier to live with.

St. Paul had such a deity that suited him fine for many years.  Paul’s God was a “demander in chief” who wanted everything his way.  Wash this, eat that, pray here, don’t touch that, and stay away from them.  The God who demands draws lines in the sand and defines insiders and outsiders and makes the self-righteous feel good.  Follow all the rules and you win.  Neat and tidy and very secure.  Paul had an encounter with Christ and discovered all that he previously knew of God meant nothing.

In an era of personal convenience, online shopping and the “internet of things,” it’s easy to expect to experience life on our terms.  But, our God doesn’t operate according to our expectations.  In the Gospel, the king holds a great wedding celebration in honor of his son.  He sent his messengers to tell those chosen invitees, the banquet was ready.  But, they made excuses, disrespected the king and killed his servants.  The invitation was rejected, the king humiliated, and the gift belittled as unimportant.

Jesus told this parable to the Jewish people and their religious leaders.  But, it’s a modern-day story as well.  God invites all to a grand banquet rich food and choice wine.  But, many of those invited respond with excuses.  Perhaps, the lavish gifts the Lord offers make people uncomfortable.  Grace?  That comes through the weekly reception of the sacraments.  Abundant life?  That requires an adherence to Jesus and the challenge of Gospel living.

God’s abundance is waiting for us, but it might not look like we think it will. The invitation has already arrived; how do we respond?   

Vigésimo octavo domingo del año A 10-15-17

¿Quién es el Dios que buscamos?  El profeta Isaías dice: “Destruirá la muerte para siempre; el Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros…que nos salvará.”

Pero, a veces creamos una fantasía de Dios.  Tal vez Dios piensa igual que tú.  Una fantasía de Dios es fácil detectar.  Este Señor ofrece el paraíso futuro a cambio de una muestra de lealtad en este momento.  Este Dios está satisfecho por la hora que le dedico ocasionalmente los domingos, además de un poco de dinero que deposito en la canasta del recaudo.  Este Señor no requiere sacrificios audaces y vergüenza pública.  Este Dios no insiste en que me oponga a las declaraciones racistas hechas por mis amigos.  Nuestra relación se puede mantener “entre nosotros”.  Este Dios no es el Dios Salvador de la escritura.  Pero con este Creador es mucho más fácil vivir.

San Pablo tenía un Señor tal que le convino durante muchos años.  El Dios de San Pablo era un comandante en jefe que quería todo a su manera, cada momento del día.  Lavar esto, comer eso, orar aquí, no tocar eso y mantenerse alejado de ellos.  Este Señor dibuja líneas en la arena, crea fosas alrededor de la impureza, define a los incluidos y los forasteros.  Siga todas las reglas y gane.  Todo ordenado y fácil de seguir.  San Pablo tuvo que cambiar a este Dios para abrazar Jesús.

En una era de conveniencia personal y el creciente “internet de las cosas,” es más fácil esperar experimentar la vida en nuestros términos.  Dios, sin embargo, no parece operar de esa manera.  En el evangelio, el rey prepara un banquete grande de bodas para su hijo.  Mandó a sus mensajeros a los amigos invitados, pero hicieron excusas, faltan de respeto a rey, y mataron a sus criados.  La invitación rechazada, el rey humillado, y el don dejado.          

Jesús hablo esta parábola al pueblo de Israel y a los lideres religiosos.  Pero, es una historia moderna también.  El Señor invita a todos a un gran banquete con vinos exquisitos y manjares sustanciosos.  Pero, muchos de los invitados responden con excusas.  Los abundantes regalos que Dios ofrece pueden hacer que la gente se sienta incómoda.  ¿Gracia santificante?  Eso viene a través de la recepción semanal los sacramentos.  ¿Abundante vida en el cielo?  Eso requiere una adhesión de nuestros corazones a Jesús y el desafió de la vida evangélica.

La abundancia de Dios nos está esperando, pero puede que no parezca lo que creemos.  La invitación ya ha llegado.  ¿Cómo respondemos?

27th Sunday of the Year A 10-8-17

Years ago, Napa Valley and California were synonymous with wine and wineries.     But, Americans have fallen in love with wine and now winegrowers are every-where.  One of my favorites is Oliver Winery near Bloomington.  It conjures up images of rolling hills, neat rows of vines heavy with grapes, lush greenery and varieties of flowers, picnics adjacent to a calm lake, and a sense of peacefulness in a rural setting.

These past two Sundays we’ve heard gospel parables about vineyards.  First, there were the laborers who were called into the vineyard and worked different hours of the day, but all still received the same pay.  Last week, the father asked his two sons to go work in the family vineyard.  One agreed to go but didn’t; the second said “no” but changed his mind and did as his father asked.

Today, Isaiah’s song of the vineyard begins as a lovely lyric about a vision of the rolling countryside, fertile ground, full of promise.  It sounds so calm.  But, the song quickly descends into a tale of catastrophe and ruin.  The owner goes looking for grapes, “but what it yielded was wild grapes.”  The harvest turns sour.  In Jesus’ parable, a lovely day at the winery turns bad as well.  The tenants turn against the owner, disrespect him, take over the vineyard, kill and mistreat his messengers, and finally murder his only son.

The allegory of the vineyard is the story of the people of Israel.  The Lord planted it, arranged it and lovingly cared for it.  All He asked was that it be fruitful.  He sent the prophets as messengers to remind them of all He had done.  But, they didn’t listen and killed them all.  Finally, he sent His only Son to the vineyard and they murdered Him as well.  And, if anyone missed the point, Isaiah explains it clearly: “The vineyard of the Lord is…Israel.  What more was there to do for my vineyard I had not done?” 

This is also the story of humanity.  Our human nature clings tight to envy, greed, anger, pride and lust; we find solutions to our inner conflicts in violence and slaughter.  And so, our relationships become unbalanced and based upon entitlement and power. 

God created all things and placed them in proper order.  He put within our hearts the desire to seek Him.  We are meant to live in harmony in proper relationship with one another, the world, and God.  In the letter to the Philippians, St. Paul says on our life’s journey we should walk with truth, honor, justice, and respect.  “Then, God’s peace, which is beyond all understanding will stand guard over your hearts and minds.”  This is a blueprint for life, nothing more than the constant choice for virtue and harmony, restoring the balance God originally intended.  The question we should ask ourselves is: “what is the fruit we are producing in the vineyard?  What is the harvest we will reap?” 

Vigésimo Séptimo domingo del Año A 10-8-17

Hace muchos años, Napa Valley y California eran sinónimo de vino y viñedos.  Pero, los estadounidenses se han enamorado del vino y ahora los viticultores están en todas partes.  Uno de mis favoritos es Oliver Winery cerca de Bloomington.  Evoca imágenes de colinas, líneas limpias de vid, exuberante vegetación, picnics junto al lago, y una sensación de tranquilidad.

Estos dos domingos hemos escuchado parábolas acerca de los viñedos.  Primero fueron los trabajadores que fueron llamados a la viña y trabajaron diferentes horas del día, pero aun así recibieron la misma paga.  La semana pasada, el padre pidió a sus dos hijos que trabajaran en la viña.  Uno accedió a ir, pero no lo hizo; al principio, el segundo se resistió, pero después lo hizo como su padre le pidió.

Hoy, la canción de Isaías sobre la viña comienza como una balada linda.  Pero, la canción rápidamente desciende en una historia de catástrofe, destrucción y ruina.  La cosecha fue agria.  En la parábola de Jesús, la anticipación de un hermoso día en el viñedo se convierte en una escena del crimen.  Los viñadores se vuelven contra el dueño, le faltan al respeto, se apoderan de la viña, maltratan y matan a sus mensajeros, y finalmente asesinan a su único hijo.

La alegoría de la viña es la historia del pueblo de Israel.  El Señor la plantó, arregló y preparó con todo esmero para que diera fruto.  Derrochó en ella con todo amor.  Sólo esperaba de ella que diera uvas, el fruto de la vid.  Él envió a sus mensajeros los profetas para recordárselo, pero no sólo no los escucharon, sino que los apedrearon y los mataron.  ¿Qué más podía hacer por su viña, Israel, que no haya hecho?  Finalmente, envió a su propio hijo.  Entonces, ellos asesinaron a su hijo.  Si alguien no entendía, Isaías lo explica muy claramente: “…la viña del Señor es la casa de Israel.”

Esta es también la historia de la humanidad.  Nuestra naturaleza humana se agarra a la envidia, la codicia, la lujuria, la ira y el orgullo; encontramos soluciones a nuestros conflictos interiores en violencia.  Y, así, nuestras relaciones se vuelven desequilibradas y se basan en el derecho y el poder.

Dios creó todas las cosas y fueran colocadas en el orden correcto.  Colocó dentro de nuestros corazones el deseo de buscarlo.  Estamos destinados a vivir en harmonía en una relación apropiada entre nosotros, el mundo, y Dios.

En la carta a los filipenses este fin de semana, San Pablo nos anima a caminar con las virtudes: la verdad, el honor, la justicia, el amor y el respeto.  Entonces, “la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, custodie sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”  Este es el modelo de la vida, no es más que la constante elección de la virtud y la armonía, restaurando el equilibro que Dios propuso.  La pregunta que debemos hacernos es: “¿Cuál es el fruto de nuestro trabajo en la viña? ¿Qué cosecha vamos a recoger?